HAGO MUCHAS ENTREVISTAS Y NO ME SELECCIONAN

Llevas un tiempo haciendo entrevistas y no has resultado seleccionado/a en ningún proceso de selección → ¿Por qué?

En ciertas ocasiones no somos seleccionados por poco, la elección entre dos candidatos/as muchas veces se basa en pequeñas diferencias y es normal, “me gustan los dos pero solo tengo sitio para uno” ¿Con quién me quedo? 

A veces lo que nos anima a seleccionar a uno u otro candidato son detalles como la cercanía al trabajo por ejemplo. Esto te puede pasar en alguna ocasión, pero si has realizado más de 3-4 entrevistas y no te cogen en ninguna es muy posible que no sea esa la única razón. 

Vamos a pararnos a pensar un momento y analizar la situación, estas preguntas te ayudarán a hacerlo:

  • ¿Preparas tus entrevistas con antelación? Si la respuesta es no, es la primera cosa que debes de empezar a cambiar. Es importante que mantengamos una conversación fluida y que no dudemos cuando hablamos de nuestra experiencia, competencias y de nosotros mismos. 

Prepárate bien tu experiencia, las funciones que has realizado, qué cosas puedes decir que te beneficien y qué cosas debes evitar que te puedan perjudicar, por ejemplo: hablar mal del trabajo anterior → no pasa nada por decir “no me gustaba la organización o la forma de trabajo…” Lo que está mal es criticar y contar al detalle todo, respeta su intimidad.

Prepárate las preguntas más típicas de una entrevista: “Háblame de ti ¿Por qué quieres trabajar con nosotros? ¿Por qué seleccionarte a ti y no a otro/a? ¿Dónde te ves en cinco años?…” Evita tópicos en tus respuestas, muestra naturalidad.

  • ¿Preparas demasiado tus entrevistas? No queremos contradecirnos, pero tampoco es bueno prepararse al detalle cada entrevista, te pueden sorprender con alguna pregunta inesperada y eso puede hacer que te pongas más nervioso/a, pero la principal razón es que se nota mucho… Cuando te preparas mucho una entrevista se nota que no eres del todo sincero/a, que quieres quedar muy bien con cada frase que dices →  nadie es perfecto; te expresas con frases hechas, tópicos y al final tus frases parecen salidas de Google. Recuerda que tienes que diferenciarte del resto y causar buena impresión. ¡Déjate conocer sin miedo, lo que quiere un seleccionador es saber quién tiene delante! 

  • ¿Repasas y analizas tus entrevistas después de hacerlas? Si la respuesta es no, estás cometiendo un error. Es bueno tras realizar una entrevista analizar cómo te has mostrado, cuáles han sido las preguntas y cómo han sido las respuestas que has dado, esto te ayudará a detectar tus errores, aprender de ellos y no volver a cometerlos. ¿Cómo se analiza una entrevista? → puedes hacerte estas preguntas:

– ¿He mantenido una conversación fluida o ha habido muchos silencios? ¿He estado demasiado nervioso/a? ¿He tenido una actitud amable o altiva? ¿He presumido demasiado de mis logros y competencias? ¿He reaccionado de forma exagerada ante alguna pregunta? 

– ¿Cómo ha sido mi comunicación no verbal (gestos, posturas)? ¿Mi imagen? ¿Mi lenguaje y expresión?

– ¿He exagerado alguna experiencia o conocimiento? ¿He mentido?

– ¿He reflejado mi interés en la vacante y empresa? → ¿He hecho alguna pregunta sobre la empresa o todas han sido sobre horario/salario/vacaciones? (Si solo preguntas sobre esto parecerá que es lo único que te importa). 

 

  • Por último no es la entrevista lo único que se tiene en cuenta, la entrevista tiene que ir en armonía con el resto de la comunicación en el proceso → ¿Has sido amable siempre que se han comunicado contigo? ¿Has contestado más o menos rápido a las llamadas, documentos solicitados…? ¿Has mostrado interés desde el principio? Es normal que en alguna llamada no hayas sido del todo amable porque te han pillado en mal momento, no nos referimos a momentos puntuales si no al proceso en global.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *