LA SELECCIÓN DE PERSONAL PARA TU FARMACIA: COMPETENCIAS CON UN TOQUE DE INTUICIÓN.

El personal de la oficina de farmacia es el puente que ayuda a enlazar la botica con el paciente, por lo que es esencial un buen equipo que esté capacitado para ofrecer una excelente atención farmacéutica y un magnífico asesoramiento que se centre en cubrir las necesidades del paciente.

Es primordial, por tanto, encontrar un buen profesional cualificado, motivado, estable y que se adapte al contexto, al equipo y a los valores de la oficina de farmacia. Todo esto puede resultar una ardua tarea, pero es fundamental, ya que el capital humano es el que aporta el valor diferencial en una farmacia.

Uno de los principales retos con los que se encuentra el titular de una farmacia es la gestión de su plantilla y la incorporación de nuevos profesionales. Durante muchos años, la oficina de farmacia ha sido un negocio tradicionalmente familiar, lo que ha derivado en una cierta despreocupación por la captación de talento. Pero las cosas han ido cambiando y la profesionalización en la selección es una demanda cada vez mayor del sector.

Ahora bien, surge la gran pregunta: ¿cómo mejorar entonces nuestro equipo o gestionar la incorporación de talento a nuestra oficina de farmacia?

El proceso de selección por competencias se convierte en el pilar básico sobre el que sostener una buena gestión del personal de oficina de farmacia.

Afrontar un proceso de selección puede resultar abrumador y generar infinidad de interrogantes: ¿qué pregunto en la entrevista?, ¿elegiré al candidato adecuado?, ¿encajará en el equipo y se adaptará pronto?, ¿permanecerá un largo periodo de tiempo en mi farmacia?

A la hora de seleccionar al personal de la oficina de farmacia, como titulares de la misma, podemos dejarnos guiar por nuestro instinto y dejar que nuestra intuición y nuestras sensaciones tengan su protagonismo, pero siempre teniendo en cuenta y valorando si somos capaces de situar esta intuición entrenada con su relevancia justa.

Puesto que esta intuición no suele ir ligada a la máxima concreción, para minimizar los sesgos o prejuicios y los posibles errores en el momento de tomar una decisión, es necesario seguir un procedimiento sistemático de selección por competencias que concretará y definirá el marco de parámetros necesarios para llevar a cabo una adecuada toma de decisiones.

¿Cómo la selección por competencias puede mejorar la calidad de las decisiones tomadas?

El sistema de selección por competencias parte del principio de que el mejor predictor de la conducta futura es la conducta pasada, por lo que el núcleo de la entrevista por competencias es utilizar el comportamiento pasado del candidato para predecir su comportamiento futuro.

En este sentido, a través de las preguntas en la entrevista por competencias, averiguaremos qué ha hecho el candidato en el pasado y evitaremos impresiones, sentimientos y opiniones personales que interfieran en su evaluación. De esta forma, la valoración del candidato estará versada en hechos y no en creencias o suposiciones.

Asimismo, la entrevista por competencias reduce sensiblemente la posibilidad de que el candidato se sobrevalore, ya que tiene que ceñirse a los hechos y no puede centrarse en suposiciones o hipótesis describiendo lo que haría o no haría en un futuro, conjeturas que por otro lado, nos pueden inducir a error pensando que el candidato es mejor de lo que realmente es.

Pero, ¿cuáles son las competencias esenciales que debe poseer el personal de una oficina de farmacia?

De forma general, las competencias más importantes para desarrollar el trabajo en una oficina de farmacia son: compromiso con la organización, orientación al paciente/cliente, trabajo en equipo, adaptabilidad, iniciativa, resolución de problemas, proactividad, orientación al logro, autonomía, etc.

Por lo tanto, atendiendo a estas competencias, piezas imprescindibles del puzle con las que poder diseñar la batería de preguntas que realizaríamos en una entrevista, podremos identificar los comportamientos necesarios para el desempeño de las funciones concretas de cada puesto de trabajo en la oficina de farmacia, y asegurar así, un exitoso proceso de selección.

Por último, y antes de finalizar este artículo sobre las competencias en el proceso de selección, queremos profundizar un poco más sobre lo que definíamos unos párrafos más arriba como “intuición entrenada”.

Si bien es cierto que el análisis de las competencias debe ser nuestro mayor apoyo en la selección de personal, existe una intuición entrenada que no se estudia en los libros y que solo se consigue tras entrevistar cada semana a cientos de perfiles enfocados exclusivamente a oficinas de farmacia de todo tipo, tamaño y condición, como es el caso de FARMATALENT.

Del mismo modo, un titular de oficina de farmacia desarrolla esa intuición pero de otra forma, ya que su botica es el alma y la proyección de sus valores, y su forma de trabajar nadie la conoce mejor que él mismo.

La combinación perfecta de competencias+intuición dará como resultado la mejor de las selecciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *