LAS 4 ESTACIONES EN LA FARMACIA: NECESITAMOS ESTAR AL DÍA.

Primavera, verano, otoño o invierno… ¿en qué época del año tienen más trabajo los farmacéuticos?

Como en la mayoría de puestos de trabajo, en las farmacias hay épocas del año en las que hay más o menos movimiento dependiendo de dónde esté esta situada o de qué tipo de público tenga, y esto hay que saber gestionarlo.

A menudo cuando se habla de estos cambios solo se mencionan a las farmacias que aumenta o disminuyen sus volúmenes en función de cómo les afectan los períodos vacacionales (casi siempre estivales), pero estos ritmos hay que saber gestionarlos no solo con el volumen de pacientes que entran por nuestra puerta sino, lo que es más importante, con el tipo de atención que requieren esos pacientes.

No hay que explicarle a un boticario que dependiendo de la época del año en la que estemos su stockaje cambia y lo que se dispensa también, pero quizá si merezca la pena hacer hincapié en que los farmacéuticos, técnicos y auxiliares que atienden la farmacia deben formarse en función de los requerimientos de cada momento.

En primer lugar destacamos la primavera, esa maravillosa y colorida estación del año para muchos, y floral y temida para aquellos alérgicos.
Durante estos meses, las ventas lo que no son estrictamente receta aumentan con una buena atención, pues el alivio sintomático de los molestos estornudos puede enfocarse a pequeñas ayudas como la sequedad labial, el picor de la nariz y los ojos o los carraspeos de garganta. Cuando alguien acude a la farmacia en busca de esa inicial  atención primaria esta debe ser lo más completa posible.

El invierno, con la llegada del frío, provoca un aumento de gripes, constipados y bronquitis. La sintomatología leve puede ser bastante parecida a la descrita en lo problemas alérgicos, pero además pueden entrar en juego la recomendación de los probióticos si un constipado fuerte deriva en, por ejemplo, infección en los bronquios.
En este caso, y por la debida prescripción médica, el antibiótico se hace necesario y nuestro acompañamiento en el mostrador también.

Si nos vamos a la estación contraria, con el verano y sus soles, lo primero que se nos viene a la cabeza es la playa y la importancia de concienciar de los perjuicios del sol en el largo plazo, cosa que la mayoría no ve ni focaliza.
Hay que estar muy bien formado y tener interés en el tema para explicarle a un/a tomador/a de sol compulsivo cuya máxima preocupación es estar moreno/a que los problemas que esto puede ocasionar van mucho más allá de una quemadura leve que se alivia con un tradicional “after sun”, si no que las complicaciones médicas pueden ir desde el “banal” prematuro envejecimiento de la piel hasta las graves consecuencias oncológicas. Si esto no se explica y se razona, poco va a calar a quien trata de aprovechar sus 10 o 15 días de descanso disfrutando de la tumbona.

Por último abordamos el otoño y su normalizada asma.
El asma es una enfermedad con más fuerza en estos meses y que afecta a más de 300 millones de personas en el mundo, por lo que es algo que desde la farmacia debe ser especialmente tenido en cuenta y cuidado.

Por supuesto un paciente asmático ha pasado primero por la consulta médica para un acertado diagnóstico de su caso concreto, pero es muy importante que el farmacéutico que te dispensa esa medicación se tome la molestia de explicarte en cada caso cómo tomarla, cómo te afecta cada dosis y el por qué de cada combinación. Repasar el resto de medicación que se utiliza por si existieran interacciones que afectaran a la efectividad y seguridad del tratamiento fidelizará, sin duda, a ese paciente y su confianza en tu farmacia.

Así las cosas, en FARMATALENT creemos que un farmacéutico nunca debe parar de trabajar y formarse con especial enfoque a las circunstancias del momento pero, ¡cuidado con atender solo a la parte técnica del proyecto!

De nada sirve conocer cada composición y efecto si eso no se sabe trasmitir en modos simples y didácticos a nuestro público en la farmacia: uno también debe formarse continuamente en cómo trasmitir y explicar a los pacientes, siendo que la mayoría no son del sector salud ni entienden sus enfermedades más allá del alivio sintomático que les mejorará su día a día.

3 pensamientos en “LAS 4 ESTACIONES EN LA FARMACIA: NECESITAMOS ESTAR AL DÍA.”

  1. Como siempre dando buenos consejos, y los mejores los dais en vuestra especialidad, vale la pena gastar un poco de interés,en una buena selección de personal, que lamentar luego tener en nuestras filas a quien no merecia, y encima no prescindimos de ellos porque nos da lástima….Y eso lo hacéis divinamente, yo doy fe.

  2. Excelente articulo. Totalmente cierto, la fidelidad del paciente va a depender en un 95 % de la atencion brindada en el mostrador por parte de todo el equipo que trabaje alli, no solo es responsabilidad del farmaceutico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *