LAS REFERENCIAS: QUIERE PARA TU FARMACIA LO QUE OTROS HAN SABIDO VALORAR

Si algo hemos aprendido los técnicos de selección que trabajamos en FARMATALENT es que hay tantos candidatos idóneos como oficinas de farmacia y titulares. Aunque es obvio que cada farmacia refleja las características de aquellos que forman parte de ella, esto es precisamente lo que en nuestro sector más se tiene en común: los empleados.

Desde FARMATALENT ya hemos hecho hincapié en diversos post sobre lo importante de recompensar al buen empleado y liderarlo hacia la consecución de los objetivos de la farmacia y los suyos propios, con el fin de que se sienta satisfecho en su entorno de trabajo y quiera permanecer en esas circunstancias durante un largo tiempo. Conocida es ya la frase de que “la mejor publicidad de una empresa es el empleado contento”.

Sin embargo, y puesto que de esto ya hablamos en anteriores artículos, lo que hoy queremos hacer en FARMATALENT es enfocarnos en los empleados que van y vienen de una farmacia a otra porque buscan o buscarán un trabajo: aquellos que se han ido y han trabajado en tu farmacia y los recién llegados. Debemos buscar, por el bien del sector, el máximo beneficio de aquellos que lo componemos.


 

A este respecto, es igual de importante esforzarse en dar a un becario o personal en prácticas una excelente formación que tratar de manera exquisita, incluso una vez ido de tu farmacia, al fiel empleado que siempre trabajó bien en tu equipo y desempeñando sus funciones de forma satisfactoria.

Un buen empleado sigue siéndolo (y por tanto haciendo un buen marketing de tu botica y tu marca personal) aunque ya no sea bajo tu farmacia. ¿Cómo lograr esto? Facilitando una referencia o recomendación honesta sobre su buen desempeño en tu equipo.

En este punto es muy importante destacar que hay que aprender a dejar de lado las diferencias personales que podamos tener con los compañeros de su buen hacer, la responsabilidad y el cumplimiento de las funciones en su puesto de trabajo. No deberíamos privar a un compañero (titular/gestor de otra  farmacia) de una persona dispuesta, cumplidora y responsable sólo porque nosotros, a título personal, no hayamos terminado de congeniar con ella.

Del mismo modo, tenemos parte de responsabilidad del perjuicio de otros compañeros titulares cuando intentamos adornar una referencia de un exempleado “regular”. Pensemos en la máxima común “no hagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran a ti”.

Es necesario ponerse en los pies del farmacéutico compañero que busca personal y pensar si nosotros querríamos para nuestro negocio a la persona de la que estamos referenciando.

Aprovechamos para recordar un post anterior, que viene muy al caso, donde hablábamos de las estrategias para hacer más llevadera la comunicación de un despido.

Una buena forma de demostrar al empleado que lo despides pese a que su rendimiento es bueno, es ofreciéndote a escribir una carta de recomendación o dar referencias si busca otro empleo. Utilizar una frente a la otra es indistinto, sin embargo escribir una carta de recomendación posteriormente a la comunicación del despido pero previamente a su marcha, esgrimiendo qué aspectos del empleado son excepcionales, puede favorecer que el rendimiento del empleado no sea inferior a lo habitual, ya que pensará en lo que valoras de él mientras lo realiza hasta el último día que permanece en tu farmacia.

 En FARMATALENT, y para beneficio de todos, buscamos y perseguimos siempre unas honestas y reales referencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *