LOS PERFILES JUNIOR EN LA FARMACIA: DE DIAMANTE EN BRUTO A JOYA DE LA CORONA.

¿Te suena el dilema de “saber hacer vs. ganas de aprender” a la hora de contratar a alguien en tu farmacia?  Si te estás planteando incorporar un nuevo profesional en tu equipo (o si lo has hecho recientemente), sabrás a qué nos referimos con la pregunta y, sobre esta tesitura, hablamos en el siguiente artículo: la disyuntiva entre seleccionar un perfil junior o uno más sénior.

Está claro que para nuestras farmacias queremos siempre a los mejores y más adaptables profesionales pero, muchas veces, en el momento de definir el perfil que buscamos nos marcamos unos requisitos excesivos e irreales.

En este sentido, queremos animarte a descubrir más acerca de los perfiles júnior con el objetivo de poder ayudarte en la toma de esa decisión. En FARMATALENT valoramos y apostamos también por candidatos no solo actualizados a nivel de conocimientos sino también con actitud y ganas de aprender y crecer.

Lo primero que podríamos definir es que un perfil junior es aquel candidato con poca experiencia, generalmente joven, y que está acabando su formación académica o es recién titulado, por lo que hay dos características básicas que siempre les identifican:  la escasa o nula experiencia en el sector y el mucho potencial a desarrollar en los mismos.

El miedo generalizado a este tipo de perfiles por parte del contratante, es pensar a menudo lo “poco” que puede aportar alguien SIN EXPERIENCIA a la farmacia pero, nada más lejos de la realidad.

¿Qué COSAS BUENAS nos puede aportar un candidato junior a la farmacia?

Sin ninguna duda las palabras más relevantes son actitud, ganas y potencial; ya que las dos primeras bien gestionadas harán aflorar la tercera con resultados más que excelentes.

  • Conocimientos teóricos actualizados y frescos, aunque las habilidades comerciales y/o de trabajo se aprendan en el día a día.
  • Ganas de “comerse el mundo” y de crecer profesionalmente en la farmacia. El candidato junior suele tener una actitud más receptiva, y humilde, y aporta motivación y entusiasmo por lo que le apasiona. Para el candidato junior todo es nuevo por lo que muestran vitalidad y disposición.
  • Gran capacidad de aprendizaje rápido y ágil: están habituados a ritmos rápidos y al uso de las nuevas tecnologías.
  • Capacidad de adaptación y flexibilidad a las metodologías de trabajo internas de la propia farmacia. Llegan sin manías ni vicios por lo que da la posibilidad de “pulir” el talento de esos perfiles. Nos da la oportunidad de formar y enseñar nuestra manera de trabajar y suelen ser más receptivos a acatar protocolos.
  • La frescura nos puede dar un punto de vista distinto o renovador. Esto, además, nos sirve también como autoanálisis y/o feedback sobre cómo estamos haciendo nuestro trabajo.
  • Beneficios sociales: diferentes modalidades de contratos que aportan reducciones, deducciones y bonificaciones económicas por los incentivos que desde la administración se hace en la contratación de la gente con menos experiencia.
  • Sin exigencias propias: por lo general son perfiles sin responsabilidades o ataduras muy fijas (hijos, hipoteca, etc.) y no hay una comparativa con condiciones en anteriores trabajos, por lo que la farmacia empleadora es su baremo y el que se da por “bueno y habitual”. Los modos de esta farmacia son los asumidos.
  • En cuanto al salario emocional, el hecho de estar aprendiendo puede  significar ese “plus” o ese refuerzo que en otros perfiles puede significar un incremento en las condiciones económicas. (Se puede refrescar lo relativo al salario emocional en nuestro artículo de marzo 2016: LINK).

Además, si tienes más gente en tu equipo este valorarán el hecho de que brindes oportunidades a alguien que la necesite. Todos hemos pasado por ese momento de aprendizaje y los empleados también.

Puede suponer un reto, pero el resultado puede ser un éxito rotundo. Es una oportunidad de aprender a cómo gestionar y canalizar la energía que derrochan esos perfiles, siendo un éxito no solo a medio y largo plazo, sino que la propia frescura, humildad y agradecimiento que pueden aportar esas personas en el día a día compensa la experiencia de otros compañeros con más cintura en tu farmacia.

Pero sobre todo lo más importante a valorar en estos perfiles, y que debería ser el diferencial, es la actitud, la motivación. Es esencial que el candidato tenga muchas ganas de trabajar y gran capacidad de esforzarse.

¡Una buena apuesta!

Como se dice en reiteradas ocasiones, y cada vez más teorías de RRHH y desarrollo de personal, la actitud multiplica, y este efecto multiplicador hace que el desempeño diario y las habilidades de comunicación necesarias para el trabajo en la oficina de farmacia sea perfectamente asumible por un junior con poca experiencia.

Por supuesto en FARMATALENT sabemos que no es tarea fácil conocer el equilibrio perfecto entre experiencia y potencial, y por ello acompañamos a los titulares en el proceso completo de selección y en el por qué un perfil y otro encaja mejor en cada ocasión.

Por último, y puesto que nada es blanco o negro, en el próximo artículo hablaremos sobre los beneficios que pueden reportar a nuestra botica los perfiles con más experiencia y menos potencial.

Como ya hemos dicho en otras ocasiones, no existe un perfil bueno o malo en abstracto, sino que el mejor candidato es el que se adapte más o menos a la vacante concreta de mi farmacia en este momento.

1 pensamiento en “LOS PERFILES JUNIOR EN LA FARMACIA: DE DIAMANTE EN BRUTO A JOYA DE LA CORONA.”

  1. No puedo estar más de acuerdo
    Además de lo que enseñan a los que llevamos más tiempo, ya viciados…y q nos ayudan a ver las cosas de otra forma y muchas veces más simple.!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *