[NO SOLO] LA PRIMAVERA LA SANGRE ALTERA

Una vez entrados ya en el mes de junio, y con el comienzo (oficial) del verano a la vuelta de la esquina; podemos echar la vista atrás y comprobar cómo los pasados meses de abril y mayo han sido cuanto menos “movidos” en lo que a productividad laboral se refiere…

Tanto jefes de equipo como empleados han visto alterados los ritmos habituales de trabajo y su eficacia y eficiencia en el mismo. ¿Por qué?

Aunque no pueda hacerse un estudio detallado de cada caso, la realidad es que la primavera y los diversos días festivos “salteados” que hemos tenido alteran cualquier organización empresarial, afectando por motivos obvios más directamente a pequeñas empresas como es el caso de las farmacias.

Por un lado, es algo demostrado que la estación primaveral altera nuestro ritmo circadiano -o reloj interno- con el aumento de luz de la que nuestro organismo se hace eco, regulando la segregación de la hormona llamada melatonina. A su vez esta hormona controla el ritmo de otras tantas como el cortisol, la TSH, la serotonina o la oxitocina por ejemplo… Este reajuste al que nuestro organismo debe hacer frente es algo que nos afecta directamente en nuestro estado de ánimo, en los horarios del sueño, en la (des)gana por hacer o no algo, en el empeño puesto en ello (…) y, por ende y como suma total, en nuestro rendimiento en el trabajo, al que dedicamos entre un 30% y un 40% de nuestro tiempo.

Al margen de estos cambios fisiológicos que se resumen en la bien usada frase popular “la primavera la sangre altera”; cabe decir que no solo de la florida estación es la responsabilidad de estos momentos valles en nuestro desempeño.

El pasado mes de abril disfrutábamos todo el país de la Semana  Santa, ese mini verano por adelantado que todo el mundo mira con ganas y quiere disfrutar como ideal preludio de lo que en julio-agosto (mayoriariamente) disfrutamos de nuevo.

Apenas dos semanas más tarde tuvimos de nuevo el puente nacional del primero de mayo; que brindaba de nuevo otro descanso extra a lo que es la planificación habitual de nuestro trabajo.

Además, y por si fuera poco, en este quinto mes del año un número importante de trabajadores planea las merecidas vacaciones que disfrutará, en términos generales, entre los próximos 2-3 meses estivales.

Pues bien, si se relee lo escrito, la realidad palpable es que nuestras cabezas llevan casi dos meses prepararndo, disfrutando y volviendo a preparar días libres de trabajo; y ello nos impide centrar el 100% del esfuerzo en nuestro trabajo en el tiempo teóricamente dedicado a ello.

A unos les pasará más que a otros, pero la verdad es que hasta que los equipos humanos de trabajo estén formados por máquinas -tremenda y esperemos que imposible ironía- esto ocurre. En todos los trabajos y todos los ámbitos, sin ser este nuestro de las boticas una excepción.

Un buen gestor de equipos (normalmente el dueño de la farmacia o encargado de la misma); debe hacer a este respecto una doble labor para lograr que esta inevitable situación afecte lo menos posible a los resultados finales: por un lado debe ser suficientemente previsor como para saber que estas temporadas con días festivos sueltos y previos a las vacaciones son menos productivos, por lo que es más que interesante identificar las tareas que necesitan menos esfuerzo para su desempeño y tratar de juntarlas en estos períodos en la medida de lo posible. En segundo lugar, hay que estar especialmente paciente con nuestro equipo y sus circunstancias, esa variable de la que habló Ortega hace ya casi un siglo y que sigue siendo más verdad que la circunferencia de un círculo: hay que ser especialmente comprensible con la parte humana de los trabajadores que piensa más en el descanso para el que trabaja todo el año que en  el trabajo que hoy, aquí y ahora, debe desempeñar…

Podría ser interesante otorgar en estos días algunos beneficios que se tuvieran pensados para otro momento (económicos, en especie, de tiempo…) o instaurar nuevos retos y objetivos a alcanzar por la plantilla. Algo que el farmacéutico piense que a su equipo le dará una motivación extra para afrontar estos períodos en los que hay más hastío del deseado.

Feliz postprimavera y mejor aún preverano amigos de FARMATALENT. Venga lo que venga, ¡siempre al 100%!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *